El clima afecta tu hidratación

Llega el mes de febrero y sabemos que el clima comenzará a volverse loco; de repente hace frío después hace calor, llueve… Lo que no tenemos tan identificado es que esos cambios podrían ocasionar que el cuerpo se deshidrate y esté expuesto a todo tipo de problemas que van desde un aumento en la presión arterial, resfriados, problemas gastrointestinales e insolación.

El clima y la hidratación

Tomar suficientes líquidos es importante para mantener nuestra salud en buen estado, por eso la Secretaría de Salud recomienda consumir entre 2 y 2.5 litros de agua al día (alrededor de 8 vasos diarios) cantidad que dependerá de la edad, las actividades diarias, la dieta que sigamos e incluso el clima, especialmente aquel que se encuentra con temperaturas extremas.

La hidratación en época de calor

Mezclar días calurosos con las actividades físicas cotidianas como salir a correr, ir al parque, caminar hacia el trabajo o la escuela nos vuelve más susceptibles a sufrir golpes de calor y deshidratación, por lo cual es indispensable incrementar nuestro consumo de líquidos y tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Precauciones

  • Asegúrate de desinfectar frutas y verduras antes de comerlas.
  • Evita exponerte al sol o realizar actividades físicas entre las 10 y las 16 horas.
  • Utiliza bloqueador solar, gorra, sombrero, lentes y/o sombrilla.
  • Mantén la comida en el refrigerador.
  • No permanezcas al interior de un auto bajo el sol.

La hidratación en época de frío

Podríamos pensar que el invierno y el otoño son momentos en los cuales no tenemos que preocuparnos tanto por sufrir deshidratación, pero el viento y las bajas temperaturas que acompañan esas épocas también contribuyen a resecar nuestro cuerpo.

Además, durante estos períodos nuestra dieta cambia y solemos consumir una menor cantidad de frutas y verduras frescas, con lo cual perdemos valiosos electrolitos que podemos recuperar mediante bebidas como Suerox. Aunque también debemos considerar un par de cosas extra durante esa época:

Precauciones

  • Abrígate al salir de casa.
  • No te expongas a cambios bruscos de temperatura.
  • Aumenta tu consumo de frutas y verduras, especialmente aquellas con vitamina C.

Ahora lo sabes, la próxima vez que estés sufriendo por un clima caluroso o muy frío recuerda tomarlo en cuenta al momento de hidratarte.

Fuentes: 1) Instituto de agua y salud, Los efectos de una mala hidratación durante el invierno, 2019. 2) Secretaría de Salud, En esta temporada de frío hay que cuidarse, 2016. 3) Secretaría de Salud, Recomendaciones para enfrentar la temporada de calor, 2018. 4) Secretaría de Salud, La jarra del buen beber. La importancia de mantenerte bien hidratado, 2017.

Share