La importancia del estiramiento, todos los días

Seguro has escuchado que los estiramientos son necesarios en cualquier rutina de ejercicio para evitar alguna lesión, calambre o dolor, pero ¿sabías que incluso si no nos ejercitamos debemos procurar estirar nuestros músculos?

Todos los días y en todo momento utilizamos nuestras articulaciones y músculos; al caminar, cuando subimos escaleras o levantamos algo del piso, todo el tiempo están trabajando, pero conforme pasa el tiempo esas partes de nuestro cuerpo comienzan a perder flexibilidad.

Perdiendo flexibilidad

Los músculos del cuerpo tienden a volverse rígidos con los años y su elasticidad disminuye, lo cual tiene todo tipo de repercusiones como:

  • Dolor en las articulaciones.
  • Debilidad y daño muscular.
  • Dificultad de movimiento.

Estirar y estirar para mantener tu salud

El estiramiento funciona como una terapia que incide directamente en los músculos, haciéndolos más elásticos y fuertes para realizar nuestras actividades diarias, desde caminar hacia la escuela o el trabajo, hasta agacharse o hacer ejercicio. Mientras más estires tus músculos, los resultados serán mucho mejores y lograrás:

  • Incrementar el rango de movimiento de todos los músculos.
  • Disminuir la posibilidad de sufrir lesiones musculares.
  • Reducir el dolor ocasionado por la falta de movimiento.
  • Prevenir y tratar la artritis.
  • Mejorar tu equilibrio y tu postura.

Estírate regularmente

Los estiramientos funcionan como cualquier otro ejercicio y es necesario que los realices frecuentemente para obtener resultados, al menos dos veces cada semana.

No es necesario que cada parte de tu cuerpo se estire, existen ciertas áreas que requieren un poco más de atención como las articulaciones que se encuentran en las piernas: pantorrillas, rodillas, cadera, pelvis, muslos; junto con los hombros, el cuello y la parte baja de la espalda.

¿Cómo me estiro?

Piernas. Si no llevas un régimen de ejercicio semanal puedes hacer estiramientos después de una caminata ligera con diferentes posiciones. La primera es recostarte en el piso y llevar tu pierna hacia el pecho por 30 segundos mientras mantienes la otra estirada, esto influirá en los músculos de tus muslos.

Cuerpo completo. Mientras estás completamente recostado, intenta llevar ambos brazos hacia arriba de tu cabeza mientras estiras el resto del cuerpo hacia abajo, esto provocará una extensión ligera de todos los músculos de tu cuerpo.

Espalda y cadera. Prueba hincarte sobre tus rodillas y llevar ambas manos hacia el frente hasta que tu espalda quede extendida, o colocar manos y pies en el suelo con la cadera en alto.

También servirá que consultes a un fisioterapeuta o entrenador personal que diseñe una rutina para tus necesidades específicas, especialmente si tienes problemas de movilidad o tu cuerpo está menos acostumbrado al ejercicio.

Lo que hagamos hoy por nuestro cuerpo tendrá repercusiones el día de mañana, así que no olvides incluir un par de estiramientos en tu rutina semanal, acompañado de una dieta equilibrada y una correcta hidratación, verás que tus músculos y articulaciones te lo agradecerán.

 

 

Fuentes: 1) Harvard Health Publishing, Everydar stretching, 2015. 2) Harvard Health Publishing, Stretching: The new mobility protection, 2016. 3) Harvard Health Publishing, The importance of stretching, 2013.

Share