Rutina sencilla de estiramiento diario

El estiramiento no solo es importante antes y después de hacer ejercicio, llevarlo a cabo todos los días mantendrá tus músculos, huesos y articulaciones en perfecto estado para realizar todas tus actividades diarias, desde hacer tu deporte favorito, caminar y correr, hasta levantarte sin dolor por la mañana o cargar las compras del supermercado.

¿Por qué debemos estirar y estirar?

Conforme vamos envejeciendo nuestro cuerpo comienza a mostrar una menor flexibilidad. Nuestros músculos tienden a encogerse y los tendones pierden una gran cantidad de agua, lo que se traduce en nuestro cuerpo como rigidez y dificultad de movimiento, situación que se acelera y empeora al llevar un estilo de vida sedentario.

La buena noticia es que podemos retrasar todo eso y prevenir lesiones, deformaciones o dolor realizando una rutina sencilla de estiramiento diario que te compartimos a continuación.

1. Cadera arriba, manos y pies abajo

Colócate en cuatro puntos con las manos estiradas y las rodillas en el suelo, tus brazos y hombros deben estar alineados y las piernas separadas al ancho de la cadera. Lentamente ve subiendo las rodillas hasta que tu cadera se eleve y te encuentres en una posición de V invertida, no olvides respirar profundo mientras lo haces.

2. Pecho y hombros con ayuda de una silla

Párate frente a una silla y coloca la mano izquierda en el borde, debe quedar ligeramente por debajo de tu hombro. Gira suavemente hacia la derecha estirando el pecho mientras mantienes los hombros hacia abajo y atrás, después repite la posición del lado contrario.

3. Estirando la parte baja

Recuéstate con la espalda abajo, la rodilla derecha doblada y el pie en el piso. Levanta el pie izquierdo y coloca el tobillo sobre la rodilla derecha. Después toma tu muslo derecho con las manos y mientras mantienes los hombros hacia abajo y atrás contra el piso sube esa pierna suavemente hasta sentir que la cadera y el glúteo izquierdo se estiren. Relaja y repite del otro lado.

4. Abdomen y espalda

Continúa con la espalda en el piso y dobla ambas piernas, coloca tus brazos estirados a la altura de los hombros con las palmas arriba y lleva ambas rodillas hacia el pecho lentamente, después mientras las mantienes juntas gíralas hacia el lado izquierdo tratando de llegar al piso. Regresa al centro y llévalas al otro lado.

Es importante que realices esta rutina junto con cada uno de sus movimientos hasta sentir una tensión ligera y sin dolor, mantén cada posición entre 10 y 30 segundos por vez y repite toda la serie entre 2 y cuatro veces cada día.

¡Recuerda que el estiramiento diario es necesario para mantener tu salud al cien!

 

 

 

 

Fuentes: 1) Harvard Health Publishing, Una forma flexible de estirarse, Reloj de la salud de los hombres de Harvard, Harvard Medical School, Estados Unidos. 2) Harvard Health Publishing, Estiramiento diario, Harvard Medical School, Estados Unidos, 2015. 

Share